De Diseñadora a Organizadora Profesional

Desde pequeña, siempre sentí la necesidad de ordenar mi vida por colores, tamaños y formas, creando espacios con armonía.

Me formé como diseñadora y patronista de moda, pero las circunstancias me llevaron a dirigir un negocio familiar que gestioné durante 18 años.

Tras poner fin a la empresa familiar, monté un pequeño taller de costura en mi casa, ocupando un espacio que no estaba pensado para este propósito.

Poco a poco, el volumen de telas y proyectos fue invadiendo más espacio en mi hogar y cada vez me sentía peor.

Hasta que cayó en mis manos el libro de Marie Kondo y me di cuenta de que, a pesar de que siempre había sido muy ordenada, lo que me fallaba era la organización y decidí parar una semana de mi vida para organizar mi casa.

Cuando terminé, me sentí tan liberada, feliz y satisfecha que pensé:
Esto no me lo puedo guardar para mí sola… Quiero que todo el mundo se sienta igual de bien que yo

Y decidí ayudar a mis amigos y conocidos a sentirse igual de bien que yo.

Rumbo a la profesionalización

Sin embargo, no fue hasta que, haciendo embalajes para la empresa de mudanzas de mi marido, vi con claridad que no somos conscientes de todo lo que tenemos y de lo difícil que resulta gestionar el apego por todas estas cosas.

Esto me llevó a certificarme como profesional del orden en La Escuela del Orden y con Nacho Organiza, y, para poder ofrecerte un mejor servicio tanto a nivel físico como emocional, en PNL, Mindfulness y gestión del duelo.

Porque ser organizadora profesional no va solo de ordenar cosas: va de escucha, respeto, empatía, proactividad y creatividad.

Actualmente sigo formándome y soy miembro de la Asociación de Organizadores Profesionales de España (AOPE) y mantengo un estrecho contacto con mis compañeros de profesión, con los que realizo colaboraciones de forma habitual.

Mi nombre es Marta y te ayudo a ser más feliz organizando tu hogar para que recuperes la armonía en tu vida.
Escuchándote y acompañándote creo espacios para lo que realmente es importante, visualizando tu espacio ideal y haciéndolo realidad.
Con consciencia, alegría, pasión y profesionalidad. Sin estrés ni apegos. Ayudándote a deshacerte de lo que ya no necesitas o no quieres para tu nueva vida.
Porque cuando eres capaz de vaciar y soltar lo que ya no es para ti, todo fluye y empieza la magia.

Organizar también es aprender a liberarse del apego emocional por objetos que, sin ser conscientes de ello, ocupan un lugar en nuestra mente, nos distraen y nos roban espacio, tiempo y energía.

Cuando te liberas del apego, cada cosa va encontrando su sitio, tanto si se queda como si lo donas, regalas o reciclas. Y así reconquistas espacios, recuperas libertad, ganando tiempo para ti y bienestar.

Así que, si buscas a una persona que te ayude a organizar tu casa o empresa, a hacer la mudanza o a enseñarte a ordenar, siempre desde el respeto, con sinceridad, cercanía y una sonrisa, aquí debajo puedes ver mis servicios o contactar conmigo:

“A quien tiene ruda, Dios le ayuda”

Esto decía mi abuela materna, la yaya Carmen, con quien me crié. Una amante de las plantas medicinales y una mujer increíble que siempre confió en mí. Mi referente.

Por eso, cuando decidí emprender, recordé a mi yaya y a su querida ruda, una de las plantas que más propiedades y beneficios posee para nuestra salud y que, además, absorbe la energía positiva y protege de manera general nuestro hogar.

¿Qué mejor nombre para una organizadora de casas?

Ahora se ha convertido en seña de identidad de mi proyecto y también en parte de los hogares de mis clientes.

¿Quieres saber por qué? 

Algo más sobre mí
Soy, como suelo presentarme, una “emprendedora reincidente”.
Conservo mi pasión por la costura con mi otro proyecto profesional “laniñadelossoles”.
Cuando era pequeña mi madre decía que era como una hormiguita por lo tímida y ordenada que era y ahora…me dan un micrófono y ¡me vuelvo loca!
Practico yoga y meditación a diario para conectar con mi “Marteta”.
Siempre que puedo salgo a caminar por la montaña, para estar en contacto con la naturaleza y, si es con mis amigas, ¡mucho mejor!
Conocí a mi marido con 16 años y tenemos dos hijos adolescentes maravillosos.
Aunque vivo en Barcelona también tengo casa en Linyola, un pueblo de Lleida en el que nació mi padre y donde tengo amigas incondicionales.
Valoro la sinceridad, el compromiso y la puntualidad.

Fundación de Oncología Infantil Enriqueta Villavecchia

Soy voluntaria en esta entidad sin ánimo de lucro, dedicada a familias con niños oncológicos, enfermedades “extrañas” y final de vida.

Gracias a la Fundación de Oncología Infantil Enriqueta Villavecchia, he aprendido a ayudar a personas en situaciones difíciles, ofreciendo mi compañía, entretenimiento y juego. Además, les facilito espacios de respiro y descarga familiar.

Intervención en medios de comunicación
Con consciencia, alegría, pasión y profesionalidad. Sin estrés ni apegos. Ayudándote a deshacerte de lo que ya no necesitas o no quieres para tu nueva vida.
Ahora que me conoces mejor, ¿nos ponemos manos a la obra?

Cuéntame qué necesitas organizar y ordenar para sentirte mejor.